Todo lo que necesitas saber sobre PBFD

16 marzo, 20170 Comments

PBFD

El circovirus aviar (comúnmente conocido como PBFD, enfermedad del pico y las plumas de los psitaciformes) es una enfermedad que afecta a la familia de psitácidas (loros, papagayos, periquitos y demás) de Europa y Asia y, en menor medida, América. Esta enfermedad viral ataca a las células del crecimiento de los folículos situados en las plumas, en el pico y las garras. Provoca, principalmente, malformación progresiva y necrosis en las zonas infectadas. Es importante saber que esta enfermedad, actualmente, no tiene cura y en la mayoría de los casos trae consigo la muerte del ave afectada.

Esta enfermedad tiene origen en un virus cuyo principal foco de aparición es en los lugares con escasa ventilación, puesto que el polvillo de las plumas es una de las principales vías de transmisión. Además, es frecuente localizarlo en zonas habitadas por especies de diferentes procedencias que carecen de un buen seguimiento veterinario. Otras posibles vías de transmisión son: transmisión vertical del padre al pichón, transmisión a través de las secreciones del buche, de las heces (tanto frescas como secas) y partículas de la piel.

También hay que mencionar que es una enfermedad que se da mayoritariamente en aves domésticas, lo que puede suponer una amenaza para la avicultura moderna y el comercio que ésta genera. Últimamente se están observando también casos en aves, principalmente loros, silvestres.

pbfd-pico

Una vez dentro del organismo, se adhiere a varios tejidos como el timo, la bolsa de Fabricio, el buche, las plumas o la piel entre otras zonas. Cabe destacar, además, que existen dos tipos de cuadro clínico, el crónico y el agudo. Que se de uno u otro dependerá de la edad, la especie o, posiblemente, la variedad del virus.

Así, podemos observar que los principales síntomas de esta enfermedad serán:

- Despigmentación del plumaje, alterando el color natural de las plumas hacia otros más grisáceos.

- Problemas a la hora de mudar de plumas, generando plumas que crecen de manera incorrecta.

- Ausencia del polvillo del plumaje en yacos y cacatúas.

- Crecimiento anormal de plumas y picos, generándolos de menor tamaño que el debido.

- Otros síntomas que dependerán de la especie, de cuán avanzado esté el virus y de la edad del animal, podrán ser vómitos o émbolos circulatorios.

síntomas-pbfdPero la observación de estos síntomas no es suficiente como para saber si nuestro animal está infectado por el PBFD, ya que existen diferentes métodos para conocer, o al menos sospechar, si tenemos a nuestra mascota infectada. El hecho de que el ave tenga alguno de los síntomas narrados nos debe poner sobre aviso de que algo raro está ocurriendo, pero además, podemos ver manifestaciones de la enfermedad en otros aspectos.

El ave infectada con circovirus tenderá a sufrir letargo, una profunda pérdida de apetito y cuadros de vómito y diarrea. En el caso de que padezca la enfermedad, el tiempo de vida estimado es de entre dos y cuatro semanas. Sin embargo, si no queremos confirmar que nuestro animal sufre de este virus cuando ya sea demasiado tarde, la opción más fiable es la de realizar un análisis de sangre en un laboratorio especializado en aves.

Por desgracia, actualmente no se cuenta con ningún tratamiento específico contra el virus. Aunque sí es cierto que actualmente se está trabajando en una vacuna que, si bien protege contra la enfermedad a los loros sanos, acelera el proceso de enfermedad en los que ya están contagiados.

Algunas medidas a realizar para prevenir que esta enfermedad entre en nuestros aviarios pueden ser:

- Comprar las aves en lugares de confianza, con certificados y pedir, a poder ser, revisar las instalaciones donde las crían.

- Evitar mezclar especies susceptibles con resistentes.

- Comprar alimentos y materiales en almacenes que no vendan psitácidas o desinfectar los mismos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que cuando el ave infectada está en contacto con otras aves sanas, esta deberá ser puesta en cuarentena y los aviaros donde haya estado viviendo desinfectados. De realizarse así, se podrá prevenir el contagio al resto.

Esta enfermedad, al ser degenerativa, como bien hemos dicho, suele acabar con la vida del animal. Sin embargo, es necesario recalcar que existen casos de aves que han sobrevivido. Aunque las únicas evidencias son en loros donde sólo se ha visto afectado su plumaje u otro signo de menor importancia, además de tener en cuenta que serán hasta su muerte potenciales fuentes de contagio. En el caso de que la enfermedad vaya a peor, será el propio veterinario el que aconseje el sacrificio.

Así pues, podemos observar como el PBFD es una de las enfermedades más mortíferas que pueden sufrir las aves y que su salud y bienestar dependerá en gran medida de su cuidador. Por eso recomendamos seguir las instrucciones que os hemos indicado para prevenirla y realizar pruebas de PBFD aleatoriamente cada año para garantizar que la vida de nuestras aves no corre peligro.

Filed in: Enfermedades de Aves

About the Author ()

Leave a Reply