El PBFD: Enfermedad de pico y plumas en las psitácidas

23 enero, 2013

El PBFD (Psitaccine Beaker and Feather Disease) o también conocido como la enfermedad que afecta al pico y a las plumas en las psitácidas, hace referencia a un circovirus el cual no tiene cura aparente y cuanto antes se detecte en nuestras aves, mejor.

Esta enfermedad afecta a todo tipo de psitácidas (guacamayos, cacatúas, yacos, agapornis, eclectus, etc.)

El virus es más propenso a propagarse en aves de corta edad, tras la formación del primer plumaje, afectando a zonas del pájaro como pueden ser el hígado, el cerebro o el sistema inmunológico.

La transmisión se produce principalmente a través del contacto directo, por inhalación, por contacto con el material fecal o por el polvo de las plumas. El virus también se puede propagar por medio de superficies contaminadas, como pueden ser comederos, alimentos, agua, etc.

El síntoma más característico de este virus es la pérdida de plumas en un periodo que no se corresponde con el de la muda. También pueden desarrollar plumas anormales, tener diarrea, sufrir una deformación en el pico, una pérdida de brillo en las plumas o padecer una pérdida de peso considerable. Si queremos analizar unas muestras debemos estar al tanto ya que es posible que algunas zonas del ave no estén afectadas por el virus.

Para evitar la propagación de este virus en nuestro aviario, lo primero que debemos hacer es examinar las aves que presenten leves síntomas de poseer este virus. No obstante, si uno quiere cerciorarse de que sus aves están sanas, se recomienda hacer el análisis de PBFD a todas las aves. Seguidamente debemos seguir un aislamiento estricto de los pájaros afectados para detener la propagación de la enfermedad.

Las analíticas de PBFD se pueden realizar en un laboratorio especializado y su coste, actualmente, no es muy elevado.

De momento no se conoce un tratamiento efectivo para esta enfermedad, pero sí es cierto que se están desarrollando vacunas experimentales.

Se dan algunos casos en los cuales las aves experimentan una respuesta inmunológica a la enfermedad. En un principio el análisis sale positivo, pero pasado un periodo de 30-90 días es posible que den negativo. Las aves que den positivo en este segundo análisis habrá que considerarlas permanentemente infectadas y debemos aislarlas de las demás.

www.oocities.org/calliefeather/

www.oocities.org/calliefeather/

La mejor forma de evitar esta enfermedad, casi mortal, es siguiendo una seria de pautas que explicaremos a continuación:

• Comprar a criadores de confianza que preferiblemente hayan analizado a sus aves con pruebas de sangre (PCR) y que se haya comprobado que estén libres de PBFD.

• Desconfiar de importadores y tiendas que no presenten una limpieza absoluta en sus instalaciones.

• Limpiar las jaulas en profundidad una vez al mes con un producto desinfectante como puede ser Menforsan.

Realizar de vez en cuando pruebas de PBFD a los pájaros como medida de prevención.

Fuente |The International Parrotlet Society

Filed in: AgapornisLaboratorioLoros
Tagged with:

About the Author ()

Comments are closed.