Agapornis con huevo retenido

14 abril, 2014

Ya sea porque seamos criadores a grandes volúmenes o sencillamente unos aficionados con una pareja de Agapornis en casa debemos estar preparados para afrontar esta situación porque es un problema que con mucha frecuencia se da en estos animales.

 Distocia en Agapornis.

Estos casos suelen suceder con bastante frecuencia si permitimos criar a una hembra que no tiene la madurez total o la edad oportuna, y que debemos evitar esperando a que ésta cumpla un año de edad o al menos que haya superado los diez meses de vida.

A veces esa tarea resulta imposible, ya que estos animales son eminentemente reproductores y su instinto es tan fuerte que aunque no estemos incitando a una hembra a que inicie una puesta ella se empecinará en lo contrario y será casi inevitable que lo haga.

Bajo mi punto de vista es peor retener a  una hembra joven a que comience a criar que dejar que lo haga cómodamente. Gran dilema éste.

Lógicamente a una pareja joven no hay que ponerles nido ni suministrarles materiales que les incite al celo, como hojas de palmeras o cajas para que se resguarden dentro. Pero aun así, como ya he comentado, a veces su instinto es incontenible y aunque no facilitemos a nuestra pareja su entrada en celo, ellos lo harán; y si vemos que la hembra se va hinchando por la zona de la cloaca, tenga la edad que tenga lo mejor es que su puesta sea lo más cómoda y tranquila posible.

Aunque como he dicho, son las hembras jóvenes las que con mayor frecuencia se encuentran con ese problema eso no significa que no le pueda ocurrir a una hembra adulta, es más, ocurre.

Bajo mi punto de vista es una de las mayores causas de muertes en hembras reproductoras.

atociaEn hembras adultas no sabemos lo que puede provocar esta situación, aunque pudiera ser que les suceda con mayor frecuencia a hembras que tienden a poner huevos de gran tamaño o que padezcan puntualmente momentos de debilidad que le impidan la correcta expulsión del huevo y el consiguiente “atasco”.

 

 

 

Clave en estas situaciones es llegar a tiempo. A veces, por descuido, cuando miramos el nido de nuestra pareja la hembra ya está muerta porque no hemos estado atentos a su puesta. En mi caso, si llego a tiempo la hembra se salva sí o sí.

Es importantísimo observar el estado en el que la hembra se encuentra. Si está ágil, fuerte y vuela con normalidad no debemos preocuparnos aunque veamos que la zona de la cloaca esté muy hinchada. Puede que sencillamente se trate de una puesta muy numerosa y sólo hay que observar y controlar el ritmo normal de la puesta: día sí y día no.

huevos-agapornis

Si la hembra se encuentra decaída y no vuela correctamente entonces sí, ya debemos actuar. Lo primero es cogerla con cuidado y darle un ligero masaje en la zona alta a la cloaca para colocar el huevo en la posición correcta de salida acercándolo un poco a la cloaca y después humedecemos la misma con un bastoncillo bastante impregnado en aceite, siempre intentando mejorar la situación. Si el huevo estaba mal posicionado se solucionará con esto que hemos hecho.

Otros remedios como el colocar a la hembra cerca del vapor de un envase con agua hirviendo lo veo arriesgado y que yo sepa nunca ha solucionado un caso de este tipo.

Si el caso es más serio yo no aconsejo que se saque forzosamente el huevo del interior del vientre de la hembra porque el riesgo de romperlo es muy alto y casi con toda seguridad nuestra mascota moriría. Francamente la solución a este problema sería recurrir a la medicina o directamente a un profesional veterinario. Con una mínima dosis que le demos de un dilatador uterino el huevo se expulsará en poco tiempo.

Juan A. García.
“Agapornis La Isla”.

Filed in: Agapornis

About the Author ()

Comments are closed.